3 looks para las que tienen que trabajar (en una oficina) en Navidad

3 looks para las que tienen que trabajar (en una oficina) en  Navidad

Para esos días en lo que estará un poco desierta y puedes
atreverte, por fin, a llevar esas combinaciones especiales
De acuerdo, de acuerdo. Quizás todavía sea pronto para hablar de las
vacaciones, cuando la festividad de Nochebuena y de Navidad
todavía no han sucedido. Pero quizás seas de esas personas que han
ido acumulando días, o quizás sencillamente se esté dentro de esa
categoría de las muy previsoras que ya están pensando en esa
semana en la que, quizás, estén casi solas en la oficina. Unos días
que se antojan más que perfectos para, qué demonios, explorar
todas esas combinaciones para las que falta esa pizca de osadía en
el día a día, las que se terminan autocensurando a pesar de las ganas
que hay de probarlas. Y hay tres que, además, también son
perfectamente válidas para fines de semana o los eventos que estén previstos.


Looks de oficina con los que salir a cenar después (sin pasar por casa)
Un abrigo metalizado con unos zapatos MUY especiales
Es el momento para ese abrigo que solo brilla los fines de semana,
para el que pasa más tiempo en el armario que en la calle, el que... En
fin, el que merece pasearse por la oficina esos días en los que puede
que la (casi) soledad te haga sentir más segura. Los vaqueros
siempre son el comodín que rebajan el tono, pero precisamente por
eso es justo y necesario que en la ecuación entren unos zapatos
hiperespeciales: no importa si es un botín-calcetín o unos mules de
raso; lo importante es que sea complicado apartar la vista de ellos.

El de las botas rojas y el vestido satinado

Una prenda clave y de vocación nocturna debido al tejido y uno
de los zapatos ineludibles de la temporada. Poca explicación habría
que añadir a esto, salvo que tampoco hay que menospreciar la
yuxtaposición de tonos que, a pesar de haber sido tendencia hacevarias temporadas, sigue resultando sorprendente.

El de los accesorios diferentes

 ¿cuántas veces has querido ponerte un sombrero, una
boina en este caso, y en el último segundo te la has quitado porque te
ha podido la vergüenza o el sentirte un poco extraña? Puede que
estos días sean la excusa perfecta para olvidarse de una vez por
todas de ese sentimiento irracional que tiene más que ver con el
entorno que con el propio gusto y, por qué no, añadir a la fórmula un
abrigo peluche y algún tesoro vintage en forma de bolso.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario: